Teoría triangular del amor

En el año 1986, el psicólogo estadounidense Robert Sternberg exponía la “Teoría triangular del amor” para describir cuál es la estructura y la dinámica del amor. Se trataba de ofrecer una fórmula que pudiera contener las diferentes formas y tipologías en las que éste se expresa.

Sternberg enumera tres componentes fundamentales del amor:

  • intimidadkintsukuroi
  • pasión
  • decisión/compromiso

De este modo, la relación amorosa estará definida tanto por la intensidad como por el equilibrio entre estos elementos.

Este esquema,
válido para estudiar las diferentes relaciones de pareja, también es útil para definir nuestro grado de afectividad con la persona que cuidamos.

La sociedad asigna unos niveles de amor que se supone debemos mantener  con las personas con las que nos relacionamos: padres, parejas, hijos,…

En muchas ocasiones, nuestros sentimientos entran en conflicto con los “estándares” establecidos y nos generan importantes sentimientos de culpa. La teoría de Sternberg es útil en tanto en cuanto nos ayuda a reconocer en qué elementos de la relación existen estos déficit y descubrir el porqué de los mismos. Por ejemplo: se supone que debo querer intensamente a mi madre, pero no hay ni intimidad ni pasión hacia ella, solo queda el compromiso. ¿Cuándo y cómo se fue perdiendo el deseo de recibir (intimidad) algo de ella, aunque sea un pequeño consejo?

Teniendo en cuenta que todas las relaciones son dinámicas y no estáticas (por más que a veces nos lo parezcan), la intensidad y el equilibrio de los diferentes componentes son variables y sujetos al tiempo, al espacio y a la voluntad personal.

En Japón existe el arte del Kintsukuroi, que consiste en reparar la cerámica con polvo de oro, plata o platino. Este arte -y copio del wikipedia-  plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

Así, una relación dañada puede recuperarse si por lo menos intuimos los puntos de fractura y tenemos la determinación de lograrlo.

 

 

 

Acerca de Paco Vicente Toral

Postgrado en metodología de las técnicas de Counselling.
Esta entrada fue publicada en Autoestima y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.