ALIADOS U OTRA FORMA DE COMPARTIR LA CARGA

En ocasiones nos encontramos solos ante la tarea de cuidar a los abuelos. Por una razón u otra, soportamos toda la carga emocional y física, lo que conlleva una agotamiento personal muy grande.

También es cierto que somos muy reacios a pedir ayuda.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero, si no queremos morir en el intento, debemos ser capaces de encontra aliados para compartir la carga, aunque sea en pequeños momentos.

Entendemos por ALIADOS a todas aquellas personas que son capaces de proporcionar a la persona mayor a nuestro cargo momentos de bienestar, que, por lo tanto, no debemos cubrir nosotros y que, en consecuencia, nos proporcionan o bien un descanso o bien una disminución de la proporción de los problemas que sufrimos.

Ejemplos de ALIADOS:

La peluquera. Si mi suegra se lleva bien con la peluquera y le cuenta su vida, excelente. La animaré a ir a la peluquera una vez a la semana y el ratito de la “pelu” me voy a hacer lo que me apetezca. Que a la abuela no le apetece ir a la peluquería, se le motiva para que vaya.

Primos, familiares lejanos, antiguos amigos. Hay que reconstruir las relaciones personales del abuelo. No pretendo que vengan a casa a cuidarlo, pero una comida de vez en cuando, una llamada de teléfono,… todo ayuda a espantar el fantasma de la soledad que tanta mala leche genera.

El equipo de fútbol de la ciudad. Para los auténticos hooligans octogenarios, poder ir al fútbol no tiene precio. Se le deja en el asiento del estadio y se toma uno la cervecita con tranquilidad hasta que acabe el partido.

Un cuidador por horas. Unas horas a la semana o al mes, podemos aprovechar para salir a respirar aire puro o hacer una actividad especial fuera de programa (ir al cine). Vale la pena el esfuerzo.

Los abuelos del centro de día o del club social más cerca de casa. Empaparse de información sobre actividades, la existencia de una biblioteca con el periódico gratis,… lo que sea con tal de que salga de casa y vea a otra gente.

Podríamos seguir con otros ejemplos, pero la variable fundamental no es el abuelo. Eres tú. Si no ves en estas personas un ALIADO, no conseguiras convencer al abuelo para que se anime a salir o hacer otras cosas.

Pregúntate: ¿de verdad quieres estar mejor?

Acerca de Paco Vicente Toral

Postgrado en metodología de las técnicas de Counselling.
Esta entrada fue publicada en Organización y recursos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.