LOS ABUELOS NO SON LOS “POBRES ABUELOS”

LOS ABUELOS NO SON LOS “POBRES ABUELOS”

La vejez no es un concepto moral ni ético. Resumiéndolo de una manera muy burda, el anciano no es “bueno” o “malo” por el mero hecho de ser viejo. En todo caso, podemos considerar a la vejez como un “atenuante” o un “agravante” de una determinada forma de ser y de actuar. Existen viejecitos encantadores y existen viejecitos terribles. Es cierto que, en los últimos años de la vida, con los cambios psico-físicos que trae consigo la vejez, la personalidad pueda cambiar radicalmente. En estos supuestos, los recuerdos nos animan y refuerzan para soportar con estoicismo a personas que un día nos lo dieron todo y procuraron nuestro bienestar. Lo malo son las ocasiones en las que tenemos que soportar y cuidar a personas que nunca se portaron bien con nosotros o con los demás. Para éstas, sólo queda agarrarnos al “haz lo que debas”. Así, en función de nuestras creencias o planteamientos éticos afrontaremos la vida sin esperar nada a cambio más que la satisfacción del deber cumplido y procurando, ante todo, ser lo más felices que podamos.

Acerca de Paco Vicente Toral

Postgrado en metodología de las técnicas de Counselling.
Esta entrada fue publicada en Vejez. Guarda el enlace permanente.